Una justicia independiente

febrero 23, 2015

8688868060_98eb58fd5c_zEn la actual etapa de nuestro régimen político, los partidos políticos han neutralizado en gran medida la independencia de las instituciones del Estado; entre ellas, el Poder Judicial.

Un buen ejemplo lo encontramos en el Consejo General del Poder Judicial. La Constitución consagra el autogobierno de la magistratura. Pero el PSOE lo secuestró en 1985, convirtiendo al CGPJ en un órgano político, en abierta ruptura con el texto constitucional.

El Partido Popular optó por no alterar ese régimen inconstitucional en la legislatura de 1996, a pesar del discurso regeneracionista que lo había aupado al Gobierno, y que probablemente se abandonó entonces porque para CiU aquel sistema era intocable. La política de grandes pactos de Estado con el PSOE a partir del 2000 hizo que también se dejara pasar esa ocasión.

708px-Coat_of_Arms_of_the_General_Council_of_the_Judicial_Power_of_Spain.svgMenos comprensible resulta la cuestión en la presente legislatura. La vuelta al sistema constitucional de elección de los vocales del CGPJ era una promesa electoral del PP: así figuraba en su programa. Además, el Ministro de Justicia confirmó que se proponía llevar a cabo la reforma. En seguida pudimos comprobar, sin embargo, que no sólo ese anuncio quedaba en papel mojado, sino que se intensificaba la politización del Consejo.

En un futuro inmediato, no obstante, hay elementos que nos permiten albergar alguna esperanza de que el PP vuelva al buen camino. El PSOE va a dejar de ser el único interlocutor posible para reformas de Estado. CiU ha abandonado el consenso constitucional. El ascenso previsto de C’s y, en menor medida, de Vox presenta dos potenciales aliados en este punto. Por otra parte, la ola populista de Podemos hace especialmente peligroso mantener el actual sistema, pues abriría la puerta del Consejo a quien ni siquiera en el discurso considera la independencia judicial como un valor.

Pero es que, además, éste nunca fue el modelo del PP, sino el de PSOE y los nacionalistas, de acuerdo con sus postulados antiliberales. Pero el alma del PP es, en el fondo, liberal. Y una justicia independiente es un objetivo irrenunciable de toda propuesta política liberal. Algunas de las ideas-fuerza del liberalismo clásico, como la división del poder político, los checks and balances, la sumisión del ejecutivo a la ley, no son siquiera imaginables sin un poder judicial independiente.

Animamos al PP a volver a su ser y defender de nuevo la independencia judicial, según la letra y el espíritu de nuestra Constitución.Sello

.

.


floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

¿Es posible a estas alturas de la legislatura llegar a un pacto para la reforma del Consejo del Poder Judicial? ¿Por qué crees que el Partido Popular ha optado por inclumplir su programa y no ha reformado el sistema de elección de vocales? ¿Será capaz el Partido Popular de buscar apoyos en Ciudadanos y Vox para esta reforma?


 

 

 

Artículos relacionados

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías