Tras el 20D: Lo que España necesita

diciembre 23, 2015

Los resultados electorales del 20D, que no han dado una mayoría suficiente a ningún partido, plantean una situación de ingobernabilidad que no es en absoluto conveniente para España.

Congreso de los Diputados (Foto: Barcex/Flickr)

Congreso de los Diputados (Foto: Barcex/Flickr)

Más allá de los que se alegran de la mayor fragmentación del Congreso de los diputados, creemos que una de las funciones de todo sistema electoral es la de producir gobiernos estables que puedan cumplir los programas presentados por los partidos y rendir cuentas de su gestión. Esto ha sido lo tradicional en nuestra etapa democrática, que ha estado dominada por una saludable alternancia entre el centro-derecha y el centro-izquierda. Una hipotética coalición de una multiplicidad de partidos facilita la evasión de responsabilidades por las políticas desarrolladas (¿A quién se atribuyen? ¿A un determinado partido? ¿A la misma coalición en su conjunto que no se presentará de nuevo en las siguientes elecciones? etc.), dificulta la rendición de cuentas ante los ciudadanos y favorece la inestabilidad. El mejor ejemplo lo tenemos en Cataluña, donde los antiguos convergentes buscan formar gobierno a la desesperada para mantenerse en el poder y a la vez diluir responsabilidades en el totum revolotum de una más que heterogénea coalición.

España necesita un gobierno estable, reformista, con experiencia acreditada y con unos objetivos históricos que garanticen la continuidad de la historia de nuestro país. En la actual situación, por tanto, la estabilidad deberá alcanzarse mediante pactos y acuerdos que garanticen la acción de gobierno transparente y un correcto funcionamiento institucional. En este sentido, sería conveniente apelar al “espíritu de la Transición”, que no es más que la voluntad de consenso constructivo que caracterizó a los partidos políticos españoles en el momento fundacional del régimen de libertades que hoy disfrutamos.

Ante todo, entendemos que corresponde al Partido Popular la formación del gobierno. Esta formación ha sido la fuerza más votada en las elecciones del pasado 20-D, en las que ha obtenido más de un millón y medio de votos -y treinta y tres escaños más- que la segunda fuerza, el PSOE. No olvidemos que la democracia es la regla de la mayoría, y que por ello, lo más democrático, lo más justo y también lo más conveniente para el país es que el Partido Popular tenga la oportunidad de formar gobierno.

Esta tarea de dar una salida a la complicada situación planteada por los resultados del domingo exige, como señalamos en nuestro editorial del lunes,  que todas las fuerzas políticas actúen “con responsabilidad y sentido histórico al servicio del interés general de España”. El PP como partido más votado, pero también el resto de fuerzas de comparten los valores constitucionales. Nuestra apelación al espíritu de la Transición sirva también para que todos entiendan que deben hacer sacrificios en aras a lograr el interés común: dar estabilidad y continuidad a nuestro sistema político-institucional.

La recuperación definitiva y el crecimiento se basarán sobre todo en la confianza que sean capaces de proyectar dentro y fuera del país un gobierno y unas instituciones sólidas que emprendan una auténtica tarea reformista, que no rupturista.

Sello

 

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías