Sobre las elecciones griegas

enero 26, 2015

Los resultados de las elecciones generales griegas celebradas ayer abren una etapa de incertidumbre en la política europea justo en el momento en que la crisis económica de los últimos años parecía quedar definitivamente atrás.

© AFP PHOTO / Aris Messinis

© AFP PHOTO / Aris Messinis

El nuevo Parlamento muestra un claro viraje hacia las opciones políticas radicales. Syriza, coalición de izquierda populista liderada por  Alexis Tsipras, se queda al borde la mayoría absoluta, con 149 escaños. Este partido ha seguido un meteórico ascenso –ha logrado el doble de parlamentarios que en 2012 y una holgada mayoría frente al resto de fuerzas- con un discurso sentimental y antieuropeo. Veremos ahora cómo afecta a la estabilidad de la Unión Europea la gestión de esta dinámica de enfrentamiento entre el pueblo-víctima y las alejadas instituciones comunitarias dominadas por una Alemania inflexible. La consecuencia de este cambio hacia el radicalismo (la extrema derecha de Aurora Dorada y los Comunistas  consolidan también su presencia) ha sido el desmoronamiento definitivo del tradicional bipartidismo griego, basado en la alternancia del centro-derecha –Nueva Democracia- y el centro-izquierda –PASOK-. Partidos que no han sabido afrontar el discurso anti-establishment y anticorrupción de la nueva formación populista.

El caso griego demuestra que el populismo no es una amenaza menor. El recurso al miedo como estrategia electoral, la ficción tecnocrática de los resultados –cuando estos todavía no son perceptibles- no da resultado. Cuando a la gente se le ofrecen idea, la gente vota ideas, por simples que estas sean.

Grecia se aleja de la moderación y plantea un escenario muy incierto dentro la Unión Europea. Es la hora de las ideas, es la hora de la política.

Sello

Etiquetas:

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías