Sobre el Debate del Estado de la Nación: la batalla por el gasto público

marzo 02, 2015

El Debate del Estado de la Nación no parece haber carecido del interés de los ciudadanos, tal y como algunos han pregonado tratando de insistir en aquella idea sobre la España oficial y la España real. De ser así, cabría preguntarse dónde está o reside esa España real puesto que todos los medios de comunicación, formales e informales, las redes sociales, blogs, etc. se han hecho eco del debate ya sea para criticar o mostrar su acuerdo con lo dicho por nuestros legítimos representantes.

© La Moncloa Gobierno de España / Flickr

© La Moncloa Gobierno de España / Flickr

De esta forma, si el debate ha dejado claro algo es que tanto la opinión pública como la opinión publicada están interesados en lo que se discute, plantea o en el debate más relevante del curso político. Esto corrobora que, a pesar de las modas, no hay una España oficial y otra real, como reivindican algunos. Lo que hay es una España plural y diversa que discute su presente y su futuro político en las instituciones democráticas.

Nuestro análisis quiere destacar los criterios ideológicos que parecen predominar en el debate actual:

  • El gasto social como Leitmotiv: parece como si el destino de todo “buen” Gobierno fuera incrementar el gasto social, cuando ya se sabe que “no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita”. La perspectiva incrementalista, suele implicar el recurso a cifras o porcentajes presupuestarios que pierden de vista otros baremos como el impacto del gasto, o la eficiencia en la ejecución del mismo. El criterio para ponderar la acción (en positivo o en negativo) de un Gobierno debería ser cuántos ciudadanos no dependen del Estado y las distintas administraciones, y no al contrario.
  • El problema es de ingresos y no de gastos: de lo dicho en el DEN, observamos que se persevera en el error y, por ende, en las políticas de carácter socialdemócrata. No se entiende la rendición discursiva en torno al gasto social en detrimento a la austeridad, cuando son las políticas guiadas por el principio de la austeridad las que nos han permitido la recuperación (según apuntan los distintos indicadores), tanto en lo económico como en lo social. Mientras siga primando la idea de que la solución de las Administraciones pasa por obtener más ingresos y no en racionalizar el gasto, las perjudicadas seguirán siendo las clases medias.
  • Un ejemplo representativo los constituyen las Ayudas a Comunidades Autónomas y Entidades Locales: se pone a disposición más de 39.000 millones de euros eludiendo el meollo de la cuestión: el modelo de financiación de las comunidades autónomas y de las entidades locales. Se supone que es para garantizar la prestación de servicios básicos como se ha cumplido en algunos casos pero también como se ha incumplido en otros (el Gobierno de la Generalidad catalana, sin ir más lejos, mantiene 7 cadenas de televisión).

En conclusión, parece que el Gobierno de la Nación (sin restar importancia a sus grandes logros y sin olvidar el desolador panorama que se encontró) se ha dejado llevar de nuevo por la “políticamente correcta” perspectiva socialdemócrata, según la cual “cuanto más gasto, mejor”.

Sello

.

.

.


floridablanca_final_round_azul_small

Floridablanca pregunta

¿A qué se debe esa insistencia en el gasto social? ¿Hay falta de pedagogía en cuanto a lo que se pretende con la austeridad? Si la austeridad fue la solución a la crisis, ¿por qué ahora quien la aplicó es ahora el culpable?


FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías