José Ortega y Gasset

enero 20, 2015
José Ortega y Gasset

José Ortega y Gasset

José Ortega y Gasset es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes pensadores españoles de la historia, y uno de los más grandes referentes liberales que nuestro país ha dado. En Floridablanca juzgamos imprescindible reivindicar y recuperar su obra, no sólo por su profundidad, su altura y su grandeza, sino también por su incuestionable actualidad y vigencia. La que es para muchos su obra cumbre, La rebelión de las masas, constituye un impagable alegato en defensa de las libertades individuales y una llamada de atención frente a los peligros que la tiranía de la mayoría puede suponer para las libertades de los individuos, de cómo la demagogia puede acabar con las instituciones que garantizan la libertad y desembocar en el totalitarismo. Comenzó a publicarse -como indica el propio Ortega en su prólogo para franceses- en 1927, y los terribles acontecimientos ocurridos posteriormente en el siglo XX y el auge del totalitarismo hicieron realidad la amenaza que el genio español presagiaba. Convendría no volver a olvidar jamás las ideas contenidas en su obra. Este pequeño fragmento que recogemos de la citada obra, cuya totalidad juzgamos de obligada lectura, constituye una bella apología del liberalismo y de los principios que lo definen, y una buena invitación a adentrarse algo más en su pensamiento:

“La forma que en política ha representado la más alta voluntad de convivencia es la democracia liberal. Ella lleva al extremo la resolución de contar con el prójimo y es prototipo de la ́acción indirecta. El liberalismo es el principio de derecho político según el cual el poder público, no obstante ser omnipotente, se limita a sí mismo y procura, aun a su costa, dejar hueco en el Estado que él impera para que puedan vivir los que ni piensan ni sienten como él, es decir, como los más fuertes, como la mayoría. El liberalismo -conviene hoy recordar esto- es la suprema generosidad: es el derecho que la mayoría otorga a la minoría y es, por lo tanto, el más noble grito que ha sonado en el planeta. Proclama la decisión de convivir con el enemigo: más aún, con el enemigo débil. Era inverosímil que la especie humana hubiese llegado a una cosa tan bonita, tan paradójica, tan elegante, tan acrobática, tan antinatural. Por eso, no debe sorprender que prontamente parezca esa misma especie resuelta a abandonarla. Es un ejercicio demasiado difícil y complicado para que se consolide en la tierra.”

José Ortega y Gasset, La Rebelión de las Masas, Capítulo VIII

Ref: José Ortega y Gasset, La Rebelión de las Masas (Clásicos Castalia.1998) 187-188

Fígaro | pseudónimo
FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías