Razón y lógica de la Monarquía, por José Ruiz Vicioso

(Foto: Casa de S.M. el Rey)

(Foto: Casa de S.M. el Rey)

El primer aniversario de la proclamación del rey Felipe VI por las Cortes Generales que celebramos hoy, 19 de junio de 2015, constituye una ocasión muy oportuna para reflexionar sobre la razón de ser y el valor de la monarquía para nuestro país.

Resulta muy llamativo que ahora que la Corona se erige más que nunca como garantía última de estabilidad, haya calado entre muchas personalidades de la izquierda y de la derecha un discurso según el cual la monarquía es “incomprensible desde la razón pura”, una institución que “no tiene sentido en una democracia” o que resulta cuanto menos “obsoleta”, por citar algunas de las cosas que hemos leído y escuchado últimamente. Siguiendo estos argumentos, la monarquía no sería más que un residuo histórico, un anacronismo que mantendremos mientras no moleste, o como suele repetirse de forma insistente, mientras “sea útil”. Éste de la utilidad, parece sin embargo un débil anclaje para una institución que se ha mantenido vigente durante tantos siglos.

(Foto: EFE / Ballesteros)

(Foto: EFE / Ballesteros)

De hecho, frente a los argumentos meramente utilitarios, conviene explicar las razones profundas que justifican la monarquía, y que van mucho más allá del criterio estrictamente democrático. Las mentalidades simples que se rijan en exclusiva por éste no deberían olvidar tampoco que la Corona cuenta con el aval democrático que recibió la Constitución española de 1978 en el referéndum del 6 de diciembre de ese mismo año. La monarquía parlamentaria tiene así la misma legitimidad democrática que el resto de nuestras instituciones políticas.

Sin embargo, lo cierto es que su lógica responde a algo más hondo y complejo, no depende solo de una votación concreta.

La construcción histórica de España no puede entenderse sin esta institución bajo la que se ha cimentado el país que somos. La monarquía es consustancial a nuestra historia, hasta el punto que ha terminado convirtiéndose en símbolo de su “unidad y permanencia”, por repetir la conocida formulación constitucional. En ese sentido, la monarquía no es solo la más alta magistratura del Estado, sino también la institución que enlaza pasado, presente y futuro, el vínculo de esa continuidad entre las generaciones pasadas y las generaciones venideras que es, al fin y al cabo, cualquier nación. Como tal, el monarca es acreedor y deudor de un legado histórico que le está encomendado preservar y transmitir. Encarna, además, la unidad de un país que en sí mismo es plural, en el que conviven tradiciones y costumbres variadas, culminando en su persona un entramado institucional que responde a esa diversidad regional tan enriquecedora.

(Foto: RTVE)

A esa lógica profunda, a esa razón histórica responde la Corona, que adquiere entonces valor por sí misma. No es simple “utilidad”. Es un valor sustancial, insustituible porque cualquier otra cosa significará una ruptura, y por tanto, una irreparable pérdida de identidad.

También es cierto que la monarquía, en el cumplimiento de su tarea, tiene que adaptarse al tiempo que vive, responder a la realidad social en la que se afirma. El rey debe reconocerse en la nación, al igual que los españoles debemos reconocernos en nuestro rey. Mientras lo esencial permanezca lo accesorio debe evolucionar, debe actualizarse.

En este sentido, el reinado de Felipe VI, representante de una nueva generación, ha abierto una etapa de nuevas esperanzas e ilusiones. Recogiendo el valiosísimo legado de concordia y libertad de su padre, el rey Juan Carlos I, Felipe VI prometió en su discurso de proclamación “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Algo que ha puesto en práctica desde el primer momento con la mayor responsabilidad, con la mayor dedicación y con la mayor ejemplaridad.

José Ruiz Vicioso

[Master en Historia del Pensamiento Político, Universidad de Exeter (Reino Unido)]

Artículos relacionados

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías