Pensamiento débil y víctimas del terrorismo, por Javier Lesaca Esquiroz

El filósofo español Alejandro Llano alertaba a finales del siglo XX de las complejas consecuencias que la postmodernidad podría causar en “la promoción y defensa de la democracia política”. Concretamente, Llano mostraba su preocupación por dos manifestaciones muy concretas de la postmodernidad: “el pensamiento débil y la ideología democrática”, cuya principal característica sería el relativismo ideológico.

Alejandro Llano señala que el resultado de la aplicación de estas dos ideológicas “es predecible: siempre salen perjudicados los más débiles, aquellos que no tienen capacidad de presión o de propaganda para establecer lo que es razonable en una sociedad democrática”.

Propaganda de la izquierda abertzale instigando a la violencia. Cartel colocado en Villava en marzo de 2015

Propaganda de la izquierda abertzale instigando a la violencia. Cartel colocado en Villava en marzo de 2015

Más de quince años después, estas reflexiones filosóficas y políticas resuenan con mayor fuerza que nunca. La ideología del “pensamiento débil” se ha instaurado de forma hegemónica en la mayor parte de las sociedades europeas, con España a la cabeza. A su vez, este fenómeno ha venido acompañado de un empoderamiento tecnológico y mediático masivo por parte de la sociedad civil, que ha creado un escenario de absoluta confusión en el proceso de creación y difusión de la opinión pública. Un escenario de confusión que está siendo aprovechado por toda clase de movimientos totalitarios para erosionar y minar el sistema de democracia liberal y de libertades que actualmente disfrutamos. El caso de la lucha mediática e ideológica entre terroristas y víctimas del terrorismo ejemplifica perfectamente esta situación.

El Centro de Estudios Políticos de Oriente Medio de la Brookings Institution hizo público a comienzos de marzo de 2015 un informe, titulado “The ISIS Twitter Census” en el que detalla cómo el aparato mediático de propaganda del ISIS incluye entre 46.000 y 70.000 cuentas en Twitter dedicadas exclusivamente a propagar y difundir la propaganda del grupo terrorista yihadista ante la opinión pública. Sería interesante hacer el estudio inverso, ¿cuántas cuentas en Twitter están dedicadas de manera exclusiva en promover ante la opinión pública el testimonio de las víctimas de los actos del ISIS?

Este fenómeno es global y no hace falta irse hasta Siria o Irak para comprender su magnitud. En el caso de España, desde el año 2012 hasta hoy en día, los simpatizantes del grupo terrorista ETA han colgado en Twitter más de 2.000 mensajes de apoyo explícito a terroristas que acababan de salir de prisión.

Relatos de plomoLa pregunta es la misma, ¿quién se está encargando de dar la misma difusión ante la opinión pública de sus víctimas? Hay que ser justo y reconocer en los últimos meses el inmenso trabajo a favor de las víctimas del terrorismo que están haciendo en las redes sociales asociaciones como COVITE, a través de su mapa del terror y de su cuenta en Twitter @covite_PV, o iniciativas como Relatos de Plomo en Navarra, o el futuro Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo que presentará el Ministerio del Interior el próximo 24 de marzo en Vitoria, por citar algunas. Sin embargo, la magnitud del reto obliga a reforzar y aunar esfuerzos. Si los propios estados no defienden de manera abierta los valores democráticos, otros lo harán en su lugar y en igualdad de condiciones.

La batalla se prevé larga. En enero de 2015, la comunidad internacional celebró un gran evento coincidiendo con la conmemoración del 70 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau. Afortunadamente, hace más de medio siglo que el nazismo fue derrotado. No obstante, la batalla por la memoria perdura 70 años después. Existe un amplio consenso en alertar de que si olvidamos la tragedia de los campos de concentración nazi, corremos el serio riesgo de que tarde o temprano, la sociedad vuelva a caer en la misma piedra.

La batalla por defender la democracia se lucha día a día, de manera proactiva, y en todos los terrenos de juego, incluyendo especialmente aquellos donde se encuentran las nuevas generaciones de ciudadanos, es decir, en las redes sociales y en las series de ficción, videojuegos, películas, etc.

Si no lo hacemos, bastará que pase sólo una generación para que ya nadie recuerde quién fue Miguel Ángel Blanco, Ortega Lara, José Javier Múgica y otros casi 1.000 héroes españoles que han dado su vida en los últimos 50 años por defender la democracia. Y el día que lo olvidemos, que nadie dude, España volverá a revivir la pesadilla.

Javier Lesaca Esquiroz

.


 

floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

¿Hay un auge generalizado del terrorismo o más bien es lo que ha habido siempre pero con una mayor difusión gracias a las redes sociales? ¿Por qué las víctimas del terrorismo tienen tan pocos apoyos en redes comparado con las organizaciones terroristas, máxime cuando es una práctica constitutiva de delito al menos en España? ¿En España corremos el riesgo de olvidar el testimonio de las víctimas ahora que ETA ha dejado de asesinar?


FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías