Outsiders y Cautivos, Mariano J. Vílchez

La convocatoria socialista de elecciones en Andalucía se presume interesante por distintos motivos. El doble filo que supone para la actual presidenta, su deseo de alcanzar la Moncloa, el cálculo de posibilidades de un triunfo populista y, como opción no menos reseñable, la oportunidad de observar un laboratorio electoral con miras a las generales de final de año. La posibilidad de un pacto entre PSOE y PP no es descartable y parece estar perpetrada por la calculadora de ambas formaciones, vistas las encuestas.

Estamos observando cómo las ideas y la política quedan al margen, y muestra de ello son los propios candidatos. Parecen pensar en Ferraz y Génova que una Comunidad con casi ocho millones de personas puede desequilibrar próximas balanzas y que por eso no merece esfuerzos mejorar lo presente. Cederlo todo a una demostración de fuerza contra el populismo ahora es lo único que les importa, lo que no conciben es vencerlo desde la solidez ideológica, con grandes figuras que la representen.

Palacio de San Telmo en Sevilla, Sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía

Palacio de San Telmo en Sevilla, Sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía

La oposición, o un intento de ello, vive cómoda y también acomplejada por dos hechos diferenciales. Por un lado, la negativa a la autonomía por parte del centro derecha en los años ochenta, algo que se pretende posicionar en el debe, pero que tenía lógica y que ha de destacarse. La derecha constitucional pensaba que Andalucía no era una idea de Blas Infante, el proclamado padre fundador, que defendía la federación andaluza y su realidad histórica. Algo que posteriormente, con el apoyo de socialistas y comunistas, se reconocería en el Estatuto de 2007. La derecha constitucional pensaba que esa tierra ya tenía una identidad, que no buscaba la confrontación ni las diferencias. Por otro lado, el miedo que produce tomar las riendas desde Sevilla ante una hipotética llegada al poder tras tantos años de gestión socialista.

El Partido Popular, además, no está haciendo los deberes. Trabaja de forma experimental y sin rumbo en el sur de España. Promesas como el salario mínimo básico o la reciente negociación con el Ministerio de Empleo para ampliar la cobertura de desempleo agrícola -con otra rebaja de las peonadas- son claros ejemplos. La escasez de ideas y de miras por parte de los populares en Andalucía les hace perder, por enésima vez, la oportunidad histórica y necesaria de desbancar a los socialistas. Otra legislatura sin abrir ventanas y cajones. Otra generación de andaluces que continúa huérfana.

El candidato andaluz viene a presentarse como una franquicia del presidente del Gobierno en la tierra del Guadalquivir. Se ha convertido en un simple intento de representación festiva, porque las muestras de discurso político no van más allá de una constante apelación a la bondad. Con un candidato y una formación que no son capaces de hacer el contrapeso suficiente para acabar con el ejecutivo del eterno y perpetuo escándalo estamos ante una apuesta por mantener los favores y los servicios debidos.

Los grandes problemas de Andalucía se resumen en dos: el control vía financiación de todos los medios de comunicación con la publicidad institucional y el tremendo entramado del sector público. Este no lo es tanto en términos cuantitativos como, y aquí reside la clave de bóveda del fenómeno andaluz, en el establecimiento de una estructura clientelar. El problema estructural que sufre la región tiene sus raíces en el control total de las fuentes de riqueza, ya sean directas o indirectas, y que deja al margen del sistema de supervivencia a la mayoría de los andaluces ajenos a la Junta.

La mayor parte de los votantes tiene, de alguna manera, una relación paternofilial con San Telmo. Esa es la explicación del repetido triunfo del PSOE en las últimas cuatro décadas, un importante factor que se vence desde la política. En esto, el Partido Popular ha vuelto a fallar a los outsiders del entramado: si en algún sitio del territorio nacional se necesita una fuerte oposición al poder socialista, ese lugar es Andalucía.

La señora Díaz se acerca y, mientras, la derecha se pierde y se oculta en sus complejos, obviando a algunos sectores que le pueden ofrecer la victoria. El último ejemplo de su habilidad política -en detrimento de los de Moreno Bonilla- lo encontramos en su nuevo acercamiento a la Universidad que, además de resultarle una importante fuente de votos y de financiación, se ha convertido en una ‘plaza’ en la que frenar a los populismos surgidos en estos círculos.

Para la presidenta todo es importante en su lucha por mantener el poder, y muestra de ello es cómo la red pública ha dado pábulo y ha mantenido el nivel de corrupción en la región, ante su pasividad. El entramado de los ERE, la polémica de Invercaria o el caso de los EDU –convertidos en principios básicos de la política diaria en Andalucía y que afectan a desempleados, empresarios y cursos de formación-, son ejemplos de la corruptela del tuétano.

Aunque existan pocas opciones reales de mejora para los ciudadanos ante las urnas, a esta particular desgracia electoral se une la cesión de libertades a cambio de miserias. El electorado, siempre soberano, prefiere optar por presentes y no por futuros. Recordemos que la Junta se ha convertido, desde hace casi cuarenta años, en un padre que todos los días arropa a sus hijos. Estos, ante su posible falta, temen el frío y el hambre. Los ciudadanos no son torpes, pero saben que se trata de un simple intercambio de deberes. Convertirse en cautivo no siempre es decisión del amo.

Mariano J. Vílchez

[Pseudónimo]


floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

¿Existe alguna opción para acabar con la estructura clientelar andaluza? ¿Qué crees que debería hacer el Partido Popular para ser alternativa real en las elecciones de Andalucía? ¿Ves posible un pacto entre PP y PSOE como respuesta al auge de los populismos?


 

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías