Nuevo Regeneracionismo: 3 preguntas y respuestas, por Jesús Barreiro Díaz

pulpoEn el libro ¿Por qué fracasan los países?, se recurre a esta famosa caricatura política de 1904 de Udo J. Keppler, para ilustrar la teoría de las élites extractivas. Representa a la Standard Oil Company de John D. Rockefeller como un pulpo que ha envuelto con sus tentáculos la Casa de Representantes y el Capitolio y está a punto de capturar la Casa Blanca.

  1. Para los nuevos regeneracionistas, ¿qué es lo que está podrido en España? 

Básicamente, el problema es la clase política. No es que se hayan destapado más o menos casos de corrupción. Ya se sabe que en situaciones de crisis económica, la corrupción y la clase política en general se convierten en preocupaciones principalísimas y en problemas gravísimos para esos mismos ciudadanos que no castigan con su voto esos comportamientos. Así lo ha puesto de manifiesto el grupo de sociólogos Politikon en su libro La urna rota y en su blog (por ejemplo, aquí).    

Es algo más profundo, enquistado en la sociedad. Existe lo que se denomina una élite extractiva que, lejos de liderar la generación de riqueza, se dedica a crear burbujas económicas de forma compulsiva (grandes infraestructuras innecesarias, energías renovables, vivienda,….) Todas, con el único objetivo de mantener su situación de privilegio y continuar capturando rentas de la mayoría de la población en su propio beneficio.

Para ello, ha copado los partidos políticos. Ha parasitado la Administración corroyendo la independencia y la profesionalidad de los funcionarios. Ha colonizado otras instituciones como el Consejo General del Poder Judicial, organismos supervisores como el Banco de España, organismos reguladores de la competencia, de los mercados de valores … Y lo que ha tenido las consecuencias económicas más nefastas de todo: ocupó el control de las cajas de ahorros que ha habido que intervenir, pidiendo el famoso «no rescate» a Europa.

  1. Si es así, ¿cómo es posible que, la trayectoria de España en las últimas décadas sea la historia de un éxito?

Es muy discutible. Léase, por ejemplo, las dos entradas de Jesús Fernández-Villaverde en Nada es gratis (una y dos) en las que sostiene que el crecimiento económico de España de 1975-2013 es el 19º de 27 países. Para él, algo «francamente decepcionante», «dada las oportunidades que España tuvo con la incorporación a Europa, el Euro y que veníamos de muy atrás».

El mismo autor también demostró (aquí) que España no es, ni muchísimo menos, «uno de los cinco primeros países del mundo donde más ha aumentado la renta per cápita en los últimos 50 años”, como afirmó Rajoy en una intervención en la escuela de verano del Partido Popular. Frente a la autocomplacencia, puso la fría realidad de los datos: desde 1963 a 2011: España es el país 35º de 108 en crecimiento del PIB per cápita.

Y, para Luis Garicano, nos encontramos en la situación de tener que decidir si queremos ser la Venezuela del norte o la Dinamarca del sur, como explica en El dilema de España.

  1. ¿Qué es lo que falla en la teoría de las élites extractivas? Su predicción era que la clase política no iba a tardar en abrazar un discurso antieuropeo, con tal de evitar las reformas. (en»Una teoría de la clase política española» y «No queremos volver a la España de los 50«)

En el fondo, no se puede dar por fallida esta predicción. Es verdad que el  antieuropeísmo no ha cuajado, pero ha sido porque han cambiado las circunstancias, no porque haya resultado errónea la premisa en la que se basaba.

Rajoy_con_la_Canciller_de_Alemania_ANGELA_MERKELYa no es urgente afrontar el dilema: reformas o salir del euro. La situación ya no es tan crítica. Desde que en julio de 2012 Mario Draghi dijo: “El BCE hará lo necesario para sostener el euro. Y créanme, eso será suficiente”, ha habido una relajación de la prima de riesgo y parece que hace tiempo que el Banco Central Europeo no envía a La Moncloa cartas como la que Jean-Claude Trichet envió en agosto de 2011 a Zapatero.

Ahora bien, la resistencia a emprender el camino de las reformas sigue siendo la misma. De hecho, lo que el gobierno ha defendido como su mayor éxito es haber evitado un rescate similar al de Grecia o Portugal. «Mientras otros se vieron obligados a tomar medidas drásticas, nosotros pudimos fijarnos unas líneas rojas que no íbamos a traspasar. Y no lo hicimos.» (pdf)

Según Rajoy, «esa fue la gran medida de política social» de este gobierno, pero hay quien piensa (por ejemplo, John Müller) que esa fue la gran medida para mantener su sillón de Presidente a salvo de la influencia de la Troika y que, para España, en cambio, esta legislatura ha sido una gran oportunidad perdida.

El vigor o la languidez de la incipiente recuperación dirimirá la controversia.

Jesús Barreiro Díaz

floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

¿Estás de acuerdo con lo que se afirma en estos tres puntos? ¿Realmente no podemos considerar un éxito el crecimiento de España en los últimos 50 años? ¿Qué es necesario para una verdadera regeneración política?

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías