No nos echan, nos vamos, por Gonzalo Moreno-Muñoz

Foto: Olaf Kosinsky / Wikimedia Commons

Foto: Olaf Kosinsky / Wikimedia Commons

Podemos está emitiendo un anuncio electoral que saca los colores a cualquier español sensato. Si además vive en Viena como el pobre Martín y como el que esto escribe, el bochorno es doble. En su vertiente publicitaria y psicológica les recomiendo el excelente análisis de mi querido Paco Bernal en Viena Directo.

Yo me quedo con la parte política. Viendo así las cosas uno piensa si de verdad Podemos se toma en serio lo de ganar elecciones o directamente cree que el electorado emigrado se gana tratándolo de infantil. Un padre al que le tienen robada la voluntad y que vota durante doce años a partidos conservadores y socialistas. Un hijo al que lo peor que le puede pasar es irse a vivir a Viena. Y un político que quiere traer de vuelta a los jóvenes sin preguntar lo que ellos quieren. Como ven, los únicos que actúan son los políticos, que hacen de fideicomisos del padre y del hijo, que sólo pueden tomar decisiones metiendo el voto en la urna cada cuatro años. Es decir, la negación de la libertad, la voluntad y la responsabilidad; por este orden.

La libertad porque quienes deciden son las personas, de una en una, sin mediadores, representantes ni políticos con coleta. Ni el Estado, ni sus representantes, ni ninguna institución sustituye la libertad individual. La libertad es anterior al Estado y el Estado está para tutelarla. Tan pernicioso es el Estado que vulnera la libertad individual como el ciudadano que no la ejerce.

La voluntad, porque se asume –como en este spot- que las personas no deciden sino que la estructura de poder decide por ellos. Esto es marxismo en círculos morados. Martín se va porque le echa la casta y su padre obedece a un ojo de Sauron de la misma casta durante tres legislaturas, hasta que le pide a Pablo Iglesias que lo traiga de vuelta; y Martín vuelve. Los actores de este entremés no piensan, no actúan, no deciden. Ya están los políticos para decidir por el rebaño. ¿De verdad que es el votante que está buscando Podemos? Probablemente sí.

Y finalmente, la responsabilidad. Que no se transfiere, ni se difumina, ni caduca. Lo es así para el delito y para el premio, para el esfuerzo y para el riesgo. Una sociedad armada con un sentido de la responsabilidad individual es el antídoto de políticos débiles y demagógicos.  Pedirle a un político que te traiga a tu hijo de vuelta es abdicar tu responsabilidad de padre. Responsabilizar al Estado de tu destino es el síndrome de Peter Pan.

Hace unos años los mismos patrocinadores de este bodrio, nos pusieron en la frente a los españoles de fuera la consigna de que nos fuimos porque nos echaron. Basta invertir los términos de la frase para que la mayoría de los que vivimos fuera de España nos sintamos representados. Nos vamos porque así lo hemos decidido, porque es nuestro derecho, por amor, por trabajo o por ambición. Y ese es nuestro mejor servicio a España. No nos echan, nos vamos y volveremos. A pesar de Podemos.

Gonzalo Moreno-Muñoz
FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías