México: Hacia la segunda transición, por Miguel Ángel López Lozano

México. El PAN celebra la victoria

Foto: PAN

La historia reciente de México no se entiende sin el período revolucionario de principios del siglo XX, que culminó en la formación del PRI, el Partido Revolucionario Institucional (o “Institucionalizado”) que gobernó ininterrumpidamente durante 70 años (1930-2000) mediante una red clientelar apoyada principalmente por unos sindicatos cuyos representantes han intercambiado posiciones entre el liderazgo sindical y poder ejecutivo o legislativo elección tras elección. La nación mexicana terminó por reaccionar gracias a una sociedad civil que tomó conciencia de su deber, culminando un largo proceso, difícil de sintetizar en unas breves líneas, que tomó forma de partido político, el PAN – Partido Acción Nacional. Con los esfuerzos de tantos mexicanos generosos el PAN alcanzó la Presidencia de la República con la victoria de Vicente Fox en el año 2000. Sin embargo, tras dos sexenios de gobierno panista, la transición quedó incompleta. De poco le sirvió al PAN alcanzar el Gobierno si el PRI ostentaba casi la totalidad de los 32 estados que forman la República mexicana. Si los mexicanos querían avanzar en su desarrollo democrático, se hacía necesaria la alternancia en aquellos estados que aún se mantenían controlados por el PRI desde la revolución mexicana, aunque para ello fuera necesario buscar alianzas que a priori parecían inviables.

Finalmente, el pasado 5 de junio, México vivió una jornada histórica, por primera vez en los últimos cien años, el PRI comenzó a perder su poder territorial dejando un panorama político inédito: el PRI perdió el 54% del control que ostentaba, por lo que gobernará únicamente 15 de los 32 estados del país, el nivel más bajo desde que cedió su primera gubernatura hace 26 años. El PAN, el gran vencedor, encabezará 10 estados, el mayor número de gubernaturas en su poder; el izquierdista PRD gobernará en otros 5 estados, acumulando también su máximo histórico; y finalmente, un Verde y un Independiente gobiernan los 2 últimos estados. Como resultado, y debido a la fragmentación de la izquierda radical, se confirma el bipartidismo PRI-PAN en el mapa político mexicano y llega la alternancia en estados con más de 85 años de dominio Priista.

Es de justicia reconocer que este resultado histórico no se debe únicamente al hartazgo ciudadano, sino a la renovación interna del PAN fruto de una nueva dirección que ha sabido adaptarse a los tiempos sin perder su esencia enviando al electorado un mensaje moderno, pero a la vez, fiel a los principios fundacionales del PAN. Las renovaciones en los cuadros dirigentes de los partidos son sanas y ayudan a desterrar vicios perniciosos. Si esta no se hubiera producido, no hubieran podido conformar una dirigencia ganadora como la actual.

Tras la victoria del domingo, Ricardo Anaya, presidente del PAN, se postula como una alternativa real con vistas a las elecciones de 2018. Este joven, que no llega a los 40 años, de trabajo discreto pero constante, ha sabido integrar lo mejor de cada casa liderando un equipo que ha vuelto a generar confianza en los mexicanos. Victorias como la de Tamaulipas, donde Francisco García le ha arrebatado al PRI una de sus cunas desde hace 86 años; la de Veracruz, en la que Miguel A. Yunes se ha tenido que medir contra toda la maquinaria estatal; o la de Quintana Roo, donde una exitosa alianza electoral liderada por el joven Juan Pablo Adame hizo que Carlos Joaquín liberara un estado con un potencial aún por explotar, son solo  algunos ejemplos del calibre de la victoria panista y algunos de los nombres que han hecho posible este hito.

México se encamina hacia una segunda transición, esperemos que definitiva. El PAN tiene en sus manos la oportunidad de ser el agente determinante en un proceso incompleto que demandan los mexicanos con urgencia, pero para ello, es necesario que hagan caso de la recomendación de su secretario de comunicación, Fer Doval: “Si el PAN acude unido, es probable que le ganemos al PRI en 2018”.

Miguel Ángel López Lozano | Analista político, @malopezlozano
FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías