20Dbanner_trabajo

 

 

Diagnóstico

En el último año el mercado de trabajo ha experimentado un fuerte cambio de tendencia, lo que ha permitido un importante aumento de la creación de empleo y un descenso de la tasa de paro. Ello ha sido posible gracias a la flexibilización introducida por la reforma laboral del Gobierno. No obstante, la tasa de paro sigue siendo enormemente elevada (especialmente entre los más jóvenes) y persisten grandes ineficiencias en nuestro mercado de trabajo, tales como las elevadas barreras a la contratación, la rigidez en la entrada y salida de trabajadores al mercado, el excesivo número de contratos temporales (dualidad), el bajo impacto de las políticas activas de empleo o los escasos incentivos para la búsqueda de trabajo que genera la prestación por desempleo.

El mercado de trabajo debe ser capaz de crear nuevos puestos de trabajo con mayor productividad y de carácter estable.

Vía de reforma

Para luchar contra el exceso de contratos temporales en las nuevas contrataciones es preciso generar los incentivos adecuados para que las empresas apuesten por los contratos indefinidos. Esto se lograría de tres maneras: 1) Simplificación del número de contratos; 2) indemnizaciones por despido que se incrementen de forma gradual a mayor antigüedad; 3) Creación de un fondo de capitalización (modelo austríaco), de forma que el trabajador está cubierto en caso de estar desempleado.

Eliminación las políticas activas de empleo implementadas desde la Administración y creación de los incentivos adecuados para que las empresas de trabajo temporal (ETT) u otras agencias privadas desarrollen su actividad (esto es, mayor colaboración público-privada en materia de intermediación laboral).

Reducir las barreras de entrada y salida de los trabajadores impulsando la flexibilidad interna de las empresas: modernizar el sistema de negociación colectiva descentralizando la toma de decisiones y limitando la ultractividad, reducir los costes de indemnización por despido y clarificar las causas por despido procedente, limitar las resoluciones por vía judicial generando incentivos para que la decisión sea tomada empresa-empleado, modificar las condiciones de obtención de la prestación por desempleo (cuantía, duración…) de forma que el trabajador esté incentivado a buscar un empleo, modificar el salario mínimo interprofesional de forma que no sea una barrera de entrada para los más jóvenes.