Floridablanca por la libertad en Venezuela

Muerte, persecución, pobreza. Ese es el legado del “socialismo del siglo XXI” que Chávez, espoleado por el criminal régimen cubano y con ayuda de los líderes de Podemos, diseñó y que Nicolás Maduro está llevando a la tumba. Un nuevo ejemplo histórico de que el marxismo y sus múltiples hijos (e hijas) ideológicos son malas teorías y peores prácticas.

“Hoy, 23 de enero de 2019, en mi condición de presidente de la Asamblea Nacional, juro ante Dios todopoderoso, Venezuela y colegas diputados, asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres”. Estas han sido las palabras que Juan Guaidó ha pronunciado hoy delante de cientos de miles de venezolanos concentrados en Caracas para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro. Las manifestaciones, iniciadas hoy muy temprano en todo el país, fueron convocadas para reagrupar a la oposición, llamar a las Fuerzas Armadas a unirse a ella y escenificar en el plano internacional la desesperación de todo un país frente a los repetidos crímenes del régimen de Maduro, incluido el asesinato anoche de cuatro manifestantes.

Minutos después del juramento, se sucedieron los apoyos y reconocimientos internacionales a Guaidó, empezando por el presidente Trump y siguiendo por el Secretario General de la OEA, Luís Almagro y los gobiernos de Argentina, Canadá, Paraguay, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica y Ecuador, entre otros. También poco después, la policía y los comandos paramilitares del régimen han comenzado a subir peligrosamente la intensidad de la represión de las protestas, degenerando en enfrentamientos abiertos en diversos puntos de Caracas. Todo esto en mitad de la gravísima crisis económica y humanitaria que padecen los venezolanos: reducción de un 43% del PIB entre 2013 y 2018, reducción del 46% de la producción petrolífera en el mismo periodo, índices de pobreza disparados (e incuantificables), una inflación del 1.300.000% (noviembre 2017 – noviembre 2018) y 3 millones de personas que han tenido que emigrar del país.

Ante esta situación, Floridablanca, que desde su constitución ha apoyado los esfuerzos de la oposición venezolana por encontrar una salida al conflicto, quiere expresar su firme respaldo al pueblo venezolano y al presidente interino Juan Guaidó, en su lucha por devolver la libertad, la democracia y el Estado de Derecho a Venezuela.

Asimismo, pedimos que el gobierno de España se una inmediatamente al creciente número de países que están mostrando su apoyo a Guaidó. Estamos ante una encrucijada histórica, en la que España debe expresar con total claridad y decisión que está del lado de la libertad. Que no respalda ni la dictadura de Maduro ni a aquellos que, abusando de la legitimidad que les da haber sido presidentes del Gobierno o ser diputados de nuestro país, pretenden defender un régimen que está destrozando las vidas de tantas personas. El presidente Sánchez y el ministro Borrell deben también iniciar una rápida y contundente campaña en Bruselas para que la Unión Europea reconozca en bloque a Guaidó como presidente interino. La única alternativa a estas acciones y posicionamiento es la indignidad, el deshonor y la complicidad con los crímenes que el régimen bolivariano ha cometido y puede seguir cometiendo.

En estos momentos, más que nunca: Floridablanca por la libertad en Venezuela.

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías