Lecturas económicas: ‘Camino de servidumbre’, de Hayek

camino-servidumbre-alianza

Pocas obras como Camino de servidumbre han contribuido más a poner de manifiesto el perjuicio que genera el intervencionismo en la economía y en la sociedad. Su autor, Friedrich August von Hayek (1899-1992), es uno de los grandes representantes de la Escuela austriaca y recibió el premio Nobel de Economía en 1974. Hayek, que al ingresar como alumno en la Universidad de Viena simpatizaba con el socialismo fabiano, abrazó el liberalismo tras la lectura de la obra ‘El socialismo’ de su profesor Ludwig von Mises. A lo largo de su vida desarrolló una intensa y brillante carrera académica que le llevó a Londres, Chicago o Friburgo, y mantuvo una legendaria confrontación intelectual frente a las tesis intervencionistas defendidas por John Maynard Keynes.

Camino de servidumbre, publicado en 1944 y reeditado en 1976, es fruto del compromiso del autor en la batalla de las ideas: Según sus propias palabras, éste es “un libro político” del que se sentía orgulloso pese a alejarse de sus trabajos sobre teoría económica pura: “todo lo que he de decir se deriva de ciertos valores últimos”. Y responde a una preocupación, hoy tan vigente como entonces: “la opinión pública está siendo dirigida, en un grado alarmante, por los aficionados y los arbitristas, los que se mueven por un fin interesado y los que pretenden colocar su panacea favorita”.

Hayek sostiene que la economía planificada sustrae la capacidad de decisión y de elección de los individuos, conduce a la destrucción de toda libertad económica y personal, y constituye así un verdadero camino de servidumbre para la sociedad. Además, considera que el intento de control del mercado mina el desarrollo, pues son las fuerzas impersonales del mercado las que han hecho posible el avance de la civilización.

También se asegura de aclarar que economía de libre mercado no es sinónimo de inhibición total del Estado, pero una cosa es que en algunos aspectos resulte necesaria la intervención estatal -por ejemplo, para asegurar una competencia efectiva-, y otra muy distinta que se planifique contra la competencia y que se desposea al individuo de la libertad para procurarse sus fines y deseos personales. Asimismo, alerta sobre las diversas tentaciones de abrazar ese camino de servidumbre, con las funestas consecuencias descritas.

Este libro, cuyo autor dedica “a los socialistas de todos los partidos”, deberían leerlo especialmente los políticos españoles. No sólo porque siempre es provechoso conocer las aportaciones de los grandes talentos como Hayek, cuyas enseñanzas son imperecederas; sino porque, además, los riesgos y problemas que expone en su obra, así como la dedicatoria, están plenamente en vigor, como se demuestra cada día en nuestro país, que parece vivir en una especie de competición por ver quién es más socialdemócrata.

“La libertad económica, que es el requisito previo de cualquier otra libertad, no puede ser la libertad frente a toda preocupación económica, como nos prometen los socialistas, que sólo podría obtenerse relevando al individuo de la necesidad y, a la vez, de la facultad de elegir; tiene que ser la libertad de nuestra actividad económica que, con el derecho a elegir, acarrea inevitablemente el riesgo y la responsabilidad de este derecho”.

Quizá, si nuestros dirigentes reflexionasen sobre los argumentos expuestos en Camino de servidumbre, enmendarían los excesos regulatorios y la burocracia, el incremento desmedido del gasto público, el déficit fuera de control y la deuda cada vez más abultada, que lastran la prosperidad de España.

Florinomics

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías