La nota de Isabel

octubre 07, 2015

(Foto: Calixto N. Llanes / FLickr)

Son muchas las voces que han definido el último viaje de Su Santidad el Papa Francisco a Cuba y EEUU como un triunfo de la diplomacia vaticana y sin duda lo es en gran medida. El fin del aislamiento económico de Cuba y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países es una buena noticia. Pero no deja de sorprender, sin embargo, comprobar cómo estos “logros” parecen haber salido gratis al régimen de los hermanos Castro. La visita del Papa Francisco a la isla siguiendo al pie de la letra el guion establecido por el régimen sin mención alguna a la falta de libertad o la situación de los presos políticos por poner un ejemplo no ha venido si no a constatar esta triste realidad: En Cuba no se habla de libertad.

Política y religión suele ser una peligrosa combinación que sin duda tiene su máximo exponente en el mundo occidental en la figura del Papa como líder religioso y Jefe de Estado. Lo que el Papa debió recordar en Cuba es que antes de Jefe de Estado lo es de la Iglesia católica, y por lo tanto es “Pedro en la tierra”. ¿Qué puede haber más importante que la defensa de la libertad y los derechos humanos para un católico? “Para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud”. (Gálatas 5:2)

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías