Hacia el tercer PP, por Alfredo Brañas

Entre las lecturas interesantes que nos han ofrecido en este 2015 diversos hombres públicos con memorias y ensayos, vale la pena fijarse, por lo que aporta al posible futuro, en el Memorial de transiciones de Juan Antonio Ortega Díaz- Ambrona (Galaxia Gutemberg).

(Foto: ABC)

(Foto: ABC)

En dicho volumen, entre otras muchísimas cosas, se relata ampliamente lo que fue la fundación del Partido Popular en 1976: el primer PP, fruto de una confluencia amplia de lo que hoy entendemos por centro-derecha, presidido por Pío Cabanillas, y germen de lo que luego fue la UCD. A día de hoy, todo el mundo conoce el segundo PP, el fundado en 1990 y presidido sucesivamente por José María Aznar y Mariano Rajoy (que reivindicaba hace poco Eugenio Nasarre en esta misma web), pero casi nadie conoce el primero.

Entre el primero y el segundo hay una coincidencia clara en ideas y proceso de generación (amplia confluencia). Entre uno y otro, sin embargo, hubo un periodo oscuro de al menos 8 años (desde el fracaso electoral de UCD en 1982 hasta el Congreso de Sevilla de 1990) donde la confluencia fundacional no fue posible. En dicho periodo permanecieron separados centristas (CDS, y lo que quedó de UCD mientras sobrevivió), democristianos (PDP, que aguantó cinco años unido a AP, pero se separó en la segunda mitad del periodo), regionalistas que luego acabaron absorbidos por el PP (Centristas de Galicia, Coalición Galega, parte del electorado PAR y Unió Valenciana, o UPN -que se federó en el PP-) y liberales (pues si bien es cierto que UL -Schwartz- primero y PL -Segurado- después iban en la Coalición Popular AP-PDP, no es menos que la otra parte de los liberales se presentaron por separado en 1986, con el fracaso conocido como “operación Roca” -Partido Reformista).

Los resultados electorales de las tres últimas citas (europeas, andaluzas, municipales y autonómicas) que han llevado al “segundo PP” a resultados propios de finales de los 90 (como se destacó en impecable análisis de esta web bajo el título “regreso a 1991), colocan al centro- derecha en una situación bastante parecida a la de aquel tiempo: una parte muy importante del espacio ideológico que confluyó en el primer y segundo PP, y que dio éxitos electorales a UCD y el PP de Aznar, anda dispersa entre nuevas opciones (que en realidad son de centro-izquierda, como muestra el gobierno formado en Andalucía) y la abstención.

¿Cómo superar esta situación? Tal vez siguiendo el mismo camino de los dos PP anteriores: mediante la confluencia amplia de todo lo que el PP aspira a representar. Ahora bien, dada la situación creada, dadas las escisiones (VOX), y que muchos votantes se han ido para no volver a este PP, todo parece indicar que esta confluencia tendrá lugar mediante la fundación del tercer PP, dando cabida, espacio, participación….a todos los excluidos del segundo PP en su etapa final. Releyendo la historia en estos interesantes libros de memorias, todo parece indicar que el futuro liberal-conservador pasa por emprender un camino hacia el tercer PP. Dependiendo de cuando se inicie (antes o después de las elecciones), y de la disposición a la confluencia de los implicados, será un camino que se recorra rápido o se tardará en recorrerlo lo mismo o incluso más que el camino que hubo que recorrer desde el primero (1982) hasta el segundo PP (1990).

Alfredo Brañas | pseudónimo
FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías