20Dbanner_funcionarios

 

 

Diagnóstico

La función pública se ha sobredimensionado innecesariamente, pero, además, la extensión de su modelo de empleo a todas las funciones, hacen ineficiente a la Administración y merman el crecimiento económico.

Vía de reforma

Debe acabarse con el actual sistema de contratación público, que implica un puesto de trabajo vitalicio hasta la edad de jubilación para las nuevas incorporaciones a la Administración o empresas públicas, que tendrá un contrato laboral idéntico al del sector privado. De entre las nuevas incorporaciones, sólo se mantendrá el actual sistema de función pública a quienes tengan que administrar soberanía, como diplomáticos, jueces, Abogados del Estado, Técnicos Comerciales y Economistas del Estado o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, entre otros. Además, para incentivar la eficiencia, estas nuevas incorporaciones tendrán variable una parte de su retribución. Obviamente, a los actuales funcionarios y empleados públicos se les respetarán sus condiciones laborales y económicas actuales.