«Es mejor cambiar de opinión que mantener una equivocada», Sócrates

Sócrates

«Dicen que, al encontrarlo en un callejón, Sócrates le extendió su bastón y le impidió pasar, preguntándole en dónde se vendería cada uno de los víveres; y luego de responderle, de nuevo le preguntó dónde se vuelven los hombres bellos y buenos. Y dado que [Jenofonte] no supo, [el filósofo le] dijo, «pues ven y aprende». Desde entonces fue discípulo de Sócrates». Así explica Diógenes Laercio cómo se conocieron Jenofonte y Sócrates. Según Luccioni, se frecuentaron dos o tres años, ya que, durante la última etapa de la Guerra del Peloponeso, Jenofonte debió servir en la armada al igual que todos los atenienses de su edad y, después, tras la capitulación de Atenas en el 404 a. C., se enroló como caballero bajo los Treinta Tiranos. De manera que fue a partir del 403 a. C., una vez restablecida la democracia, cuando pudo tratar a Sócrates.

Jenofonte es quien nos trae a la memoria, en sus «Recuerdos de Sócrates», esta cita.

Etiquetas:

Artículos relacionados

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías