El Partido Popular y sus dirigentes

marzo 18, 2015

La historia del Partido Popular nos enseña que la clave del éxito político está en la capacidad de construir un proyecto político abierto, incluyente y dinámico que sea capaz de animar y atraer a una mayoría social. Un proyecto que sume, y no que reste, que cuente con todo aquel que quiera aportar algo, y no que excluya. Un proyecto, en definitiva, que recoja y aúne planteamientos afines a unos principios sobre los cuales se asiente un programa de gobierno para el bien común de la sociedad.

© Johnbojaen / Wikimedia Commons

© Johnbojaen / Wikimedia Commons

Sin embargo, y cuando creíamos que ciertos capítulos estaban cerrados observamos que, lejos de permanecer en lo anecdótico, se han asentado en la lógica interna de algunos dirigentes del Partido Popular.

Las desafortunadas declaraciones que han realizado en las últimas semanas determinados dirigentes (“quién cabe y quién no en el PP”, “el naranjito”, etc.) nos traen a la memoria otras del pasado (Si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya) que ponen de manifiesto una dinámica que contrasta con la naturaleza del propio partido que representan así como con la razón de ser de todo partido político que aspire a representar una mayoría social.

Harían bien estos dirigentes en no olvidar y tener presente que:

  • Representan una formación política. No son la formación política.
  • Un partido no es un instrumento estático, es un instrumento dinámico que debe debatir y fomentar los debates si pretende dar respuesta a los problemas sociales. Ninguna organización moderna puede rehuir el debate.
  • Los partidos tienen vocación de alcanzar mayorías sociales y no de limitarse a minorías. Alentar a los “disidentes” a abandonar un partido y apelar a “quién cabe o quién no” no es propio de una formación política, que sí de un club.
  • Identidad: las personas militan y simpatizan en un partido en la medida en que se sienten identificados con un determinado ideario. Si éste está ausente o los dirigentes que representan el partido se muestran ambiguos e indiferentes ante tal ideario, no debe sorprender que se mire a otras formaciones políticas. La indolencia ante la militancia tiene consecuencias internas y externas.
  • Al adversario se le responde con argumentos políticos y no con descalificaciones. Éstas, aparte de demostrar la falta de ideas, crean “víctimas” que tratarán siempre de rentabilizar electoralmente los ataques que reciben.
  • Todo proyecto político debe aspirar a aunar los distintos planteamientos y sensibilidades que existen en el electorado afín a dichas ideas. Ningún proyecto político gana apelando al miedo.

España necesita recuperar al Partido Popular abierto, tolerante y de ideas claras. Un partido de servidores públicos que anteponga lo ético y el bien común a cualquier otra consideración, que lidere las reformas estructurales que posibiliten una recuperación económica y social vibrante y sostenible y que reivindique la unidad de nuestro país como garantía de un mejor futuro. Un partido que se enorgullezca de las ideas, principios y valores que representa, que siempre representó, y las defienda.Sello

.

.


floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

Tal y como se comentó en el encuentro de Preguntas para el Debate que celebramos ayer, ¿El Partido Popular está abandonando el espacio que le corresponde como gran fuerza política a favor de nuevas opciones que finalmente terminarán por sustituirle? ¿Es este descrédito ante sus simpatizantes definitivo o podrá recuperarse?

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías