El mandato del Partido Popular, por José Mª Marco

No hay exageración en afirmar que la crisis económica ha quedado atrás. No así sus efectos, que perduran en la economía, en la sociedad y, como era de esperar, en la política. Se puede interpretar esta como una crisis institucional, pero antes de llegar a eso, quizás sea mejor detenerse en lo que está ocurriendo no con las instituciones, sino con los agentes políticos, en particular los partidos (los sindicatos, por su parte, han salido completamente desprestigiados, al parecer sin remedio, del envite).

El PSOE, que durante mucho tiempo fue el gran partido de gobierno en nuestro país, no parece haber aprendido nada de la crisis económica. No ha aprendido de la actitud de negación de entre 2007 y 2010, ni de las medidas de reforma (y la manera en que las tomó) Rodríguez Zapatero a partir de mayo de este año. Así que los socialistas siguen atrincherados en el radicalismo de un partido que no ha querido saber nunca, desde los tiempos de Pablo Iglesias, lo que quiere decir la socialdemocracia. Ni pactos, ni acuerdos para una reforma modernizadora de la sociedad española, como los realizados en muchos otros países del centro y el norte de la Unión. Ahí está el origen del exabrupto de Mariano Rajoy en el debate del Estado de la Nación.

© Mariano Rajoy / Flickr

© Mariano Rajoy / Flickr

El PP, por su parte, ha tenido que arreglárselas para hacerse cargo, en solitario, de la defensa y el sostenimiento de todo el sistema. Así es como ha tenido que integrar en esta posición a actitudes muy dispares: desde el conservadurismo hasta la socialdemocracia. De hecho, el Partido Popular es, hoy en día, el único partido socialdemócrata español, con la particularidad de que es algo más que eso. Y ese es el sentido del apoyo electoral de 2011. El PP no recibió una mayoría para llevar a cabo un programa conservador, ni liberal, ni siquiera partidista. Recibió una mayoría para sacar a España de la quiebra y estabilizar las instituciones.

Que lo haya conseguido es, por supuesto, debatible, aunque todos los datos indican que es así, incluida –en muy buena parte- la evolución de la cuestión institucional o nacional. Otra cosa es que la forma en que se ha hecho haya provocado un desgaste excesivo, o que la actitud en estos años haya parecido soberbia, o indiferente. (Y otra cosa también es la cuestión devastadora de la corrupción.)

Sea lo que sea, cualquier posición debería partir de la constatación primera, la de que el gobierno del Partido Popular tuvo la inteligencia de comprender cuál era el sentido de su mandato, y que se ha portado como un partido responsable, consciente de su deber.

José María Marco

[Escritor y profesor de Relaciones Internacionales en la UPCO]


floridablanca_final_round_azul_smallFloridablanca pregunta

¿Estás de acuerdo con este análisis de José María Marco sobre el rumbo que han tomado los dos grandes partidos de España? ¿En qué momento el PP abrazó una socialdemocracia con la que nunca se identificó? ¿Cuándo la abandonó el PSOE? ¿Ha entendido bien el PP el mandato que los españoles le otrogaron hace casi cuatro años?

 

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías