Edmund Burke, Patria y Solidaridad

 

<<Oscura e inescrutable es la forma como venimos al mundo. Los instintos que dan lugar a ese misterioso proceso de la naturaleza no dependen de nosotros. Pero de todas las causas físicas que desconocemos, que tal vez no podamos conocer, surgen obligaciones morales que estamos indispensablemente obligados a cumplir, pues somos perfectamente capaces de comprenderlas. Los padres pueden no aceptar estas relaciones morales; pero, conformes o no, están obligados a un amplio conjunto de onerosos deberes para con aquellos con quienes nunca firmaron pacto alguno. Los hijos, por su parte, tampoco han consentido en esta relación; pero aun sin su consentimiento positivo, la relación les liga a los deberes que ella impone, es más, implica el que consientan, pues la presunción del consentimiento de toda criatura racional es acorde con el orden predispuesto de las cosas. Así se incorporan los hombres a la misma situación social de sus progenitores: dotados de todos los beneficios, sometidos a todas las obligaciones de su situación. Si los vínculos y las ataduras sociales, entretejidos con esas relaciones físicas que son los factores de la commonwealth, en muchos casos comienzan y siguen existiendo siempre al margen de nuestra voluntad, del mismo modo sin cláusula alguna por nuestra parte estamos ligados por esa relación que llamamos nuestra patria, que encierra en sí (como bien se ha dicho) “toda la solidaridad de todos”. Y tampoco estamos privados de potentes instintos para hacer que este deber nos sea igualmente grato y preciado que temible y coercitivo>>

Edmund Burke, Llamamiento de los nuevos a los viejos whigs, “Revolución y descontento. Selección de escritos políticos”, Centro de Estudios Políticos y Cosnstitucionales, pág. 175.

Artículos relacionados

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías