Cataluña: ¿Qué estamos haciendo?

agosto 03, 2015
(Foto: Andrea Ciambra / Flickr)

(Foto: Andrea Ciambra / Flickr)

Ante la deriva separatista en la que se encuentran embarcados Artur Mas-Oriol Junqueras y sus seguidores, llama poderosamente la atención la ausencia de un discurso alternativo de defensa de la nación y del orden constitucional, es decir, del país y del marco democrático que los españoles venimos disfrutando desde 1978.

Los acontecimientos de los últimos meses –con la manifiesta intención de declarar la independencia de Cataluña tras las elecciones que se celebrarán en septiembre- no hacen sino agravar la necesidad de construir  un discurso político que se enfrente a la hegemonía que el nacionalismo ha impuesto en  todos aquellos órdenes de la sociedad catalana en los que ha podido, como la educación, la cultura, o los medios de comunicación, por citar los tres más relevantes.

En el plano institucional, la falta no ya de iniciativa –¿sería demasiado pedir?- sino de mera capacidad de reacción ante la agenda marcada por el nacionalismo, es del todo incomprensible. Mientras que los nacionalistas han utilizado las instituciones -cuya legitimidad deriva del orden que ahora quieren destruir- para imponer sus tesis, el Estado ha mantenido una actitud de inquietante pasividad que ninguna solución ha aportado.

La respuesta al nacionalismo, a su intención de romper el marco de convivencia de todos los españoles, no es una cuestión que afecte solo a los no-nacionalistas en Cataluña o a determinados partidos políticos que se definan como “constitucionalistas”, o a determinadas instituciones. Es una cuestión que implica a toda la sociedad española porque es la supervivencia de esa sociedad, tal como la conocemos hoy –democrática, incluyente, plural- lo que está en juego.

Pues bien, si queremos que toda la sociedad se implique, lo primero que tenemos que hacer es explicarle el por qué: qué nos jugamos, y por qué merece la pena defender lo que tenemos, el país que somos. Como la política trata, fundamentalmente, de convencer –si no convences tú lo hará tu adversario- no podemos renunciar a las ideas, es hoy más necesario que nunca explicarlas y difundirlas, “hacer pedagogía”. A este respecto, ha habido iniciativas muy encomiables de elaborar una respuesta al nacionalismo por parte de organizaciones, asociaciones y movimientos civiles, a los que sin embargo ha faltado el impulso de un liderazgo político que aglutinara ese discurso y lo llevara adelante con determinación.

Es ése liderazgo nacional, es la decisión de enfrentarse de verdad al independentismo, de elaborar un relato alternativo convocando a todos los españoles a defender lo que somos, lo que ha faltado hasta ahora. Una debilidad de la que sin duda se han aprovechado los iluminados del separatismo utópico.

Creemos, sin embargo, que aún se puede recuperar el terreno perdido. En política no hay nada definitivo. Es cuestión de voluntad y de determinación, porque además, no tienen razón, ni legal ni política. Pero hay que explicarlo. Y esa explicación debe hacerse a través de un gran liderazgo político. Desde Floridablanca –defendemos la nación española y la libertad- estamos también para colaborar en que así sea.

Sello

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías