Ante las elecciones del 26J

(Foto: Javier Vidueira Floridablanca)

(Foto: Javier Vidueira / Floridablanca)

Tras seis meses de parálisis política, los españoles estamos convocados a unas nuevas elecciones generales el próximo 26 de junio.

El hastío que esta situación ha provocado en los ciudadanos es del todo comprensible. Ni el pasteleo de los pactos imposibles ni el efectismo de los que quieren convertir las instituciones en la arena de un circo han servido para regenerar la vida pública. La denominada nueva política solo ha resultado “más de lo mismo”, cuando no ha servido para degradar aún más la calidad de nuestra política.

Por su parte, el Partido Popular, principal formación del centro-derecha, tampoco ha abordado el proceso de regeneración interna que le hubiera permitido presentarse a la cita electoral con un nuevo liderazgo -legitimado democráticamente-, con una estructura más transparente y con un discurso ideológico renovado. En nuestra opinión ese proceso -que queda en todo caso pendiente-, hubiera lanzado un mensaje positivo de cambio a los ciudadanos y hubiera mejorado sustancialmente las posibilidades de éxito electoral para el centro-derecha. La demanda de democratización interna es un fenómeno creciente e imparable, como lo es la necesidad de actualizar las bases ideológicas del discurso para recuperar el espacio perdido frente a nuevas opciones.

La oportunidad de renovación perdida no debe sin embargo abocar al centro-derecha a una campaña negativa, inspirada en el miedo, en las descalificaciones o en la mera maquinación de pactos post-electorales.

El principal partido del centro-derecha no puede seguir abusando de su electorado: Debe ofrecerle un proyecto ilusionante, no una opción elegida por descarte. ¿Qué expectativa de futuro puede tener quien funda su apoyo en una posición defensiva y no propositiva? El PP debe explicar no solo lo que ha hecho, sino lo que va a hacer después de las elecciones. En definitiva, debe definirse, presentarse ante los votantes como una opción identificable, con un programa de gobierno coherente. Eso -y no otra cosa- es tomarse España en serio.

En ese sentido, en Floridablanca vamos a estar donde siempre hemos estado. Tal y como hicimos antes del 20D queremos seguir aportando al centro-derecha ideas propias del pensamiento liberal-conservador, recordando los referentes que deben inspirarnos y planteando propuestas políticas concretas que puedan asumir los que aspiran a representar mayoritariamente a este espacio. Creemos que la articulación de un proyecto liberal-conservador ganador es lo mejor para España. En esa línea constructiva y propositiva vamos a seguir trabajando.Sello

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías