América Latina: El principio del fin del populismo

283491680_9930294717_z

Los resultados de las elecciones venezolanas son un revulsivo para América Latina. Todo apunta a que se ha iniciado el fin de un ciclo. Finalmente, las vías de corte democrático (y liberal) se abren paso frente al populismo.

Hace dos semanas Mauricio Macri ponía fin al régimen kirchnerista. Un régimen que ha intentado cooptar el poder judicial – ahí está la valiente resistencia del juez de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Fayt, ejemplo de integridad y entrega a la justicia –; que ha intentado comprar voluntades a través de las subvenciones y que ha hecho de Argentina un país inseguro que goza de buena fama entre los señores de la droga.

Con todo en contra, Mauricio Macri logró consolidarse como una alternativa al Kirchnerismo. No lo va a tener fácil, si tenemos en cuenta que la Cámpora – los jóvenes cachorros del Kirchnerismo – ya ha convocado una manifestación (de apoyo a CFK) el mismo día de la toma de posesión de Macri a la vez que la presidenta, todavía en funciones, Cristina Kirchner está a la búsqueda de atención mediática a través del pajarito azul.

Si la victoria de Macri supuso un aire de esperanza de las democracias liberales frente al populismo de los regímenes bolivarianos , la victoria de la oposición reunida en torno a la Mesa de la Unidad Democrática apunta hacia la posibilidad de un fin de ciclo de los regímenes bolivarianos a favor de proyectos asentados en los valores de la democracia liberal.

Ambas victorias dejan una gran lección: los proyectos políticos triunfan cuando se gana y se da la batalla de la opinión pública. Macri, y especialmente la oposición venezolana, se han enfrentado a regímenes que ofrecían traer el cielo a la tierra en forma de electrodomésticos y subvenciones, que contaban con el oligopolio de los medios de comunicación – sobre todo en Venezuela, aunque conocidos son los embistes Kirchneristas al grupo Clarín y la labor de resistencia de La Nación – y que contaban con el apoyo de esa izquierda cultural que tan pronto entona la bondades de los regímenes a la vez que pone la mano en el otro lado.

Ambas victorias abren un horizonte en América Latina, una alternativa a la mentira instalada “en nuestros pueblos casi constitucionalmente” (Octavio Paz). Los pueblos no tienen miedo a la verdad y la mejor prueba de ello es que los venezolanos votaron masivamente contra el régimen de Maduro, a pesar de las múltiples amenazas que Maduro realizó las semanas anteriores.

Los venezolanos han elegido ser dueños de su destino. Han elegido libertad y han botado el miedo que representaba el chavismo y demás adláteres.

Hoy en América Latina se vislumbra el principio del fin del populismo.

Sello

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías