Una nueva etapa

EFE

A todos los efectos, el triunfo de Pablo Casado en el XIX Congreso Extraordinario del Partido Popular abre una nueva etapa en la trayectoria de esta formación y en la política española. El proceso electoral inédito vivido por los populares ha permitido confrontar no sólo distintos modelos de partido, sino visiones de la política radicalmente opuestas. En este sentido, las llamadas primarias, pese a las limitaciones del modelo promovido en su día por Martínez Maíllo, han tenido la virtud de espolear un debate de ideas que se había hurtado a los miembros de esta organización durante demasiado tiempo. Y se ha demostrado, una vez más, la capacidad expansiva de la libertad y la democracia cuando se les deja un resquicio, por pequeño que sea.

La exitosa campaña de Pablo Casado se ha centrado en dos prioridades plenamente coincidentes con la propuesta política que Red Floridablanca ha venido defendiendo desde su fundación.

La primera ha consistido en una clara apuesta por la integración, destinada a recomponer el espacio de centro-derecha bajo unas mismas siglas. El nuevo presidente del PP ha demostrado ser consciente de que las grandes mayorías de su partido se han construido sumando a todos aquellos que tenían algo que aportar al espacio político de la libertad y la moderación, reuniendo a las distintas familias del centro-derecha, apelando a todos aquellos que están a la derecha de la izquierda. Este ejercicio de integración ha sido no solo ideológico sino intergeneracional. Perteneciendo a la nueva generación de políticos europeos que ahora alcanza responsabilidades de primer nivel, ha querido recuperar a figuras históricas que en los últimos años se habían alejado de su formación. Este sentido de la continuidad histórica de un proyecto, de asumir con orgullo el legado de todos los presidentes que le han precedido -Fraga, Aznar, Rajoy- ha sido, sin duda, otra de las claves de su éxito. También lo ha sido su capacidad para integrar a personas de perfil muy distinto y de reunir en torno a su proyecto a todas las candidaturas descartadas en la primera vuelta.

En segundo lugar, se ha fundamentado en un rearme ideológico del Partido Popular. No ha sido un ejercicio de doctrinarismo, sino la convicción de que en política se está para algo. Como hemos repetido en innumerables ocasiones, el poder no es un fin en sí mismo, sino un medio para aplicar las mejores ideas a la gestión pública. La tradición liberal-conservadora española es lo suficientemente rica y flexible como para inspirar un programa político basado en la libertad individual, la unidad de España, el Estado de derecho, la igualdad de oportunidades, la economía de mercado, la protección de la familia y el impulso demográfico, o la solidaridad. Este conjunto de ideas han articulado el discurso de Casado y forman una sólida base en la que cimentar el futuro político de su partido, teniendo en cuenta que el centro es más una actitud de moderación que un corpus ideológico concreto.

Entendemos que remontar una década de descomposición del espacio de centro derecha, con la fragmentación resultante y la aparición de nuevos actores que ya tienen unos intereses asentados, no será cosa de un día. Pero urge poner en marcha cuanto antes un proyecto, a través de un diálogo constructivo, que resulte pragmático para concitar un apoyo social mayoritario a partir de los principios que han de guiar toda acción pública. Una racionalidad política alejada del inmovilismo que ha marcado la evolución del PP de los últimos años, que sea más acorde con la realidad actual de España y con las aspiraciones de nuestra sociedad, y capaz de plantar cara con solvencia a las pretensiones de la izquierda y el separatismo de imponer un discurso cultural hegemónico desde el actual Gobierno de la Nación.

La puesta en práctica de este proyecto de renovación, integración y reconexión con la base social del centro-derecha español va a suponer un reto tan apasionante como arduo para el nuevo presidente del Partido Popular. Convencidos como siempre hemos estado en Floridablanca de la imperiosa necesidad de afrontar esta tarea, trataremos de contribuir haciendo lo que mejor sabemos hacer: aportando ideas, las mejores ideas para España.

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías