Roger Scruton, la verdad del conservadurismo

«El conservadurismo surge de una intuición que todas las personas maduras pueden compartir sin problemas: la percepción de que las cosas buenas son fáciles de destruir pero no son fáciles de crear. Esto es especialmente cierto de las cosas buenas que nos llegan como patrimonio común: paz, libertad, derecho, civismo, espíritu público, la seguridad de la propiedad y la vida familiar, en todas las cuales dependemos de la cooperación de otros al tiempo que carecemos de los medios para lograrlas por nuestra cuenta. En relación a tales cosas, la obra de destrucción es rápida, fácil y euforizante; la obra de creación, lenta, laboriosa y aburrida. Esa es una de las lecciones del siglo XX. Es también una de las razones por las que los conservadores se enfrentan a una situación tal de desventaja cuando se presenta ante la opinión pública. Su posición es correcta pero aburrida; la de sus detractores, emocionante pero falsa. A causa de esta desventaja retórica, los conservadores defienden a menudo su postura en el lenguaje de la lamentación. Las lamentaciones pueden abarcarlo todo, como las Lamentaciones de Jeremías, exactamente igual que la literatura revolucionaria abarca todo el mundo de nuestros frágiles logros. Y lamentarse es a veces necesario; sin la `labor del duelo’, como la describía Freud, el corazón no puede avanzar de lo que ha perdido a lo que lo reemplazará. No obstante, la defensa del conservadurismo no tiene por qué presentarse en tonos de elegía. No se trata de lo que hemos perdido, sino de lo que hemos conservado, y cómo mantenerlo

Scruton, R (2018). Cómo ser conservador, Madrid: Homo Legens

Etiquetas:

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías