Menos populismo gubernamental y más libertad

• Las medidas intervencionistas que contempla el Gobierno para hacer frente a la “brecha” salarial son una demostración más de la ausencia de ideas y de la falta de dirección. El Gobierno y el Partido Popular han renunciado a liderar los debates sociales y han caído en políticas de inspiración identitaria, olvidando que el eje central de la actividad política es la persona, independientemente de su sexo, edad o raza. El Gobierno se ha puesto el traje con el que le querían vestir sus adversarios políticos.

• La brecha salarial consiste en la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres. Se calcula recogiendo todos los ingresos de hombres y de mujeres sin distinción alguna. Es decir, no consiste en una discriminación por sexo y sí en diferencias por múltiples circunstancias (horas trabajadas, actividades de riesgo, nocturnidad, etc.). En España se establecen los salarios mediante negociaciones colectivas (sectorial y empresarial) y en la ley estatutaria de los trabajadores. En ambas se obliga que a igual actividad y desempeño, igual salario. Por si esto fuera poco, nuestra Carta Magna no deja lugar a dudas: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” (artículo 14, CE). Para quienes tengan dudas, pueden acudir al informe de la Georgetown Institute for Women Peace and Security, donde España ocupa el quinto mejor lugar.

Georgetown Institute for Women Peace and Security

España es una democracia plena donde los derechos y libertades de los ciudadanos están garantizados. Nuestra Nación no es un país atrasado, como pretende transmitir el centro-izquierda y la izquierda radical, que aspira a debilitar nuestro orden constitucional mientras aplauden o guardan silencio ante las constante violación de los derechos humanos y de la dignidad de la persona en regímenes totalitarios como Venezuela e Irán. Si un ciudadano es objeto de discriminación, puede acudir a los Tribunales.

• El Gobierno debería atender a la realidad social, política y económica del país con seriedad y rigor. El populismo en la oposición es soportable para un país, instalado en el Gobierno de la Nación puede ser devastador. ¿Cómo es posible que el Gobierno esté más ocupado en cuestiones como la “brecha” salarial o en la creación de comisiones para que los presupuestos del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes tengan una perspectiva de género, que en garantizar los derechos y libertades de los catalanes? ¿No cree el Gobierno que los españoles están más preocupados en la sostenibilidad del sistema de pensiones y en la baja natalidad de nuestro país como para ni siquiera prestar atención a la maternidad?

Etiquetas:

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías