Ser liberal-conservador · Defensa, Seguridad y Justicia

Defensa, Seguridad y JusticiaEn la tradición liberal, la función principal del Estado es la de defender la vida, la libertad y la propiedad privada de sus ciudadanos. Para poder cumplir con su función, la ley asigna al Estado tres competencias nucleares: defensa—frente al que ataca desde fuera—, seguridad—frente a amenazas internas—y justicia—frente a aquellos que vulneran las normas jurídicas.

Estas competencias las ejerce el Estado mediante el uso, implícito o explícito, de la fuerza. Solo el Estado tendrá el derecho a utilizar la violencia como último recurso a la hora de hacer cumplir la ley. El Estado de Derecho asegura la imparcialidad y control del Estado en el ejercicio de este cometido, delimitando y clarificando su ámbito de actuación y, en última instancia, protegiendo la misma libertad que se pretende defender. Como señaló Karl Popper, “la seguridad solo puede estar segura bajo el imperio de la libertad”.

Estas tres competencias pueden ser ejercidas por actores no estatales pero la última instancia de fuerza deberá ser el Estado. Por ejemplo, los miembros de una compañía de seguridad privada que vulneren la ley podrían ser detenidos por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Si un arbitraje entre dos empresas presenta causas de nulidad, podría ser recurrido ante los tribunales ordinarios.

Si la fuerza pudiese ser ejercida libremente por cualquier grupo dentro de una sociedad, el riesgo de inestabilidad y de abusos de los fuertes sobre los débiles se multiplicaría, haciendo muy improbable una convivencia pacífica, previsible y plena sin la cual el ser humano no puede desarrollar todo su potencial. El Estado de Derecho y el sistema de equilibrios y contrapesos institucionales de las democracias liberales aseguran que el Estado, por un lado, pueda cumplir con su responsabilidad de defender la vida, la libertad y la propiedad privada de los ciudadanos y, por otro, no ejerza el monopolio de la fuerza de manera arbitraria, contraviniendo sus obligaciones y poniendo en cuestión su propia razón de existir.

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías