Ser liberal-conservador · El pluralismo político

El pluralismo político, uno de los principios fundamentales del liberal-conservadurismo, parte en primer lugar de una actitud de humildad vital e intelectual: el reconocimiento de que puedo estar en posesión de la razón pero seguramente no de toda la razón, del conocimiento pero no de todo el conocimiento, de información pero no de toda la información (Hayek, Popper) y que por lo tanto debo, si busco la verdad, estar abierto a contrastar mis opiniones con las de los demás. En segundo lugar, da coherencia en lo político al principio de tolerancia, que protege el libre intercambio de ideas en sociedad.

Así, el pluralismo político, en magistral síntesis de Julián Marías, es “expresión de la realidad e instrumento de la convivencia”.

La aceptación de que la sociedad es plural y de que dicha pluralidad debe ser apropiadamente canalizada en el discurrir político no es relativismo, sino el reconocimiento de la libertad del ser humano, de su capacidad para pensar y dialogar con otros. Es un reconocimiento de la realidad y no, como puntualizara Adolfo Suárez ante las Cortes al tratar la legalización de los partidos políticos, invención de un momento histórico. De ahí la importancia de articular la constatación de este hecho—nuestra libertad y pluralidad—a través del reconocimiento legal de las fuerzas políticas: “Si tener opiniones diversas es un hecho normal, consustancial a la persona, ¿por qué nos hemos de encerrar en la búsqueda de la uniformidad [política]?”

Las fuerzas políticas, tanto las que aspiran a representar a los ciudadanos (los partidos, que “expresan el pluralismo político” según el artículo 6 de la Constitución española) como las que aspiran a influir de alguna manera en la elaboración de políticas públicas y toma de decisiones (colegios profesionales, sindicatos, think-tanks, etc.), deben ser consideradas como reflejo de la libertad de pensamiento, del ímpetu asociativo del ser humano y de la voluntad de encontrar las mejores soluciones a nuestros problemas gracias al debate de ideas.

En definitiva, el pluralismo político es un instrumento de inclusión y concordia que abre la puerta a la prosperidad.

Etiquetas:

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías