20D: Reforma de la Ley de Partidos para garantizar su funcionamiento democrático

20Dbanner_ley_partidos
Diagnóstico

La reforma electoral que proponíamos, cuyo objetivo fundamental es acercar los representantes políticos a los ciudadanos y mejorar la rendición de cuentas, debe acompañarse de una reforma de la ley de partidos políticos que exija el funcionamiento democrático de los mismos con todas las garantías.

Aunque la Constitución española de 1978 establece en su artículo 6 que los partidos “deberán ser democráticos” en “su estructura interna y funcionamiento”, esta prescripción ha sido interpretada hasta ahora de forma muy restrictiva, concentrándose en los objetivos y el ideario democrático más que en el día a día de las formaciones: Así, salvo contadas excepciones, se practica la “democracia” indirecta a través de compromisarios que formalmente dan la apariencia de cumplimiento de la norma constitucional.

España, como democracia consolidada después de casi cuarenta años de rodaje constitucional, necesita unos partidos políticos que tengan un funcionamiento verdaderamente democrático, abierto y permeable a las demandas sociales. Hay razones de todo tipo que fundamentan esta reforma. Algunas son propias de estos tiempos de crisis, como la deslegitimación de una parte considerable de la clase política por la corrupción, los casos de mala administración, la usurpación de puestos en la vida social y económica por los políticos y otros excesos.  En las últimas décadas, de hecho, se ha producido el anquilosamiento de una clase política que aún sufriendo derrotas electorales no permite su renovación. Ello, unido a una mayor madurez democrática de la sociedad española, hace que algunos modelos de partido que se han mantenido vigentes hasta hoy no sean ya viables ni deseables. La sociedad española reclama unos partidos políticos que tengan unos mayores estándares democráticos.

Vía de reforma

Partiendo de esta convicción, en Floridablanca creemos que la Ley de partidos políticos debe ser modificada parara garantizar de forma efectiva el funcionamiento democrático de los partidos conforme al artículo 6 de la Constitución de 1978. Para ello, se añadirán los preceptos que establezcan la participación directa de la militancia conforme al principio “un militante – un voto.” Las votaciones que serán universales entre los militantes serán, en todo caso,  para el máximo puesto orgánico del partido a nivel nacional y de los diferentes niveles territoriales, así como para los cabezas de lista y candidatos de las distintas circunscripciones electorales.

Esta reforma, no solo serviría para promocionar el talento en los partidos políticos y para mejorar la transparencia, sino que en conjunto permitirá una sana –y necesaria- renovación continua de los cuadros dirigentes de las formaciones. Sobre todo, dará voz a las bases, garantizará la participación y los derechos de los militantes y fomentará el pluralismo y el debate interno de ideas propio de las democracias avanzadas.

Sello

  • Alonso Quijano

    Una propuesta aceptable, pero trata el problema clave, los cimientos de los partidos (y otras organizaciones de representación instaladas en el presupuesto, sindicatos y patronal) la financiación. La ley de hierro es sacar los partidos, sindicatos y patronal del presupuesto, solamente un pago para compensar los gastos electorales establecidos en una cantidad fijada en la convocatoria por voto , y ni un duro más. Para el funcionamiento ordinario que se financien con las cuotas de sus afiliados. Porque los diputados ya tienen su propia financiación.

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías