El apunte de Ignacio

Diciembre 15, 2016

Insisten e insisten: la cuestión catalana ha de resolverse por la vía política, no por la legal. ¿Cómo anteponer un trozo de papel, por muy constitucional que sea, a la voluntad soberana de un pueblo? Y lo peor es que parece que, tras la habitual deslealtad socialista con la discutida y discutible España, a día de hoy algunos en el gobierno están empezando a comprar el discurso de la vía política, chequera en mano. Solo falta que también empiecen a hablar del pueblo tal o cual, como si al ser humano, al individuo, al ciudadano, se lo hubiera tragado una amorfa masa coronada de barretina o chapela.

Habría que recordarles a todos aquellos que, engolando la voz, proclaman la superioridad de las soluciones políticas, que nada hay más político en una democracia liberal que el respeto a las leyes y al Estado de Derecho porque estos son los diques que impiden a cualquier iluminado aupado al poder anegar nuestra libertad e igualdad. Sin ley y sin el entramado institucional que la preserva, estaríamos a merced de la arbitrariedad de cualquier dictadorzuelo -declarado o en potencia- que por carambolas de las urnas tomara el machito. Así que mejor dejemos de socavar lo que protege nuestros muy políticos derechos, y empecemos a reconocer que la base de nuestra convivencia y prosperidad es la ley. Una ley que los que hoy se están subiendo al carro discursivo nacionalista tirado por reses progres y moradas, han jurado (o prometido) cumplir y hacer cumplir.

 

 

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías