Tras el 20D: Un congreso abierto para recuperar la mayoría

diciembre 21, 2015

Los resultados de las elecciones generales celebradas ayer en España abren un nuevo escenario político de gran incertidumbre, que en nuestra opinión puede resultar dramático para el futuro de España.

El nuevo Congreso que ha salido de las urnas dificulta enormemente la formación de una mayoría estable que permita la constitución de un gobierno en condiciones de afrontar los graves problemas y retos a los que se enfrenta el país. En estas condiciones entendemos que todas las fuerzas políticas deberán actuar con responsabilidad y sentido histórico al servicio del interés general de España.

El Partido Popular ha perdido la mayoría parlamentaria y se arriesga a no poder formar gobierno tras una legislatura en la que ha acumulado un poder como ningún partido había tenido en toda la etapa democrática.

El PP ha perdido cerca de cuatro millones de votos, y un tercio de su fuerza parlamentaria en el Congreso. Si además atendemos a los resultados por comunidades autónomas, es muy preocupante el grave retroceso experimentado  en algunas de ellas, en las que ha quedado relegado a ser casi una fuerza testimonial.

El resultado tampoco puede sorprender. Las citas electorales de 2014 y 2015 (europeas, regionales andaluzas, autonómicas y locales, regionales catalanas) anunciaron una tras otra la tendencia de una progresiva fuga de votos. El Partido Popular ha sufrido un retroceso de casi tres décadas:

  • Las elecciones europeas supusieron una vuelta a 1987, cuando el Partido Popular todavía era Alianza Popular. Entonces obtuvo el apoyo de un 24,65% del electorado. En las elecciones europeas de 2014 contó con la confianza de un 26,09%.
  • Las elecciones autonómicas y locales fueron un regreso a 1991. En éstas obtuvo el 25,34 % frente al 27,06% que alcanzó en las elecciones autonómicas y locales de este mismo año.
  • Finalmente, en las elecciones generales habría que retroceder hasta 1989 con un resultado del 25,79%.

En estos cuatro años el PP ha desandado el camino de un centro-derecha fuerte e integrador que le permitió constituirse como alternativa real de gobierno. Esa voluntad integradora de ser la “casa común que ofrece un proyecto liberal-conservador con ideas renovadas fue la clave de los sucesivos éxitos electorales del PP a partir de 1996. Precisamente eso es lo que se ha roto en estos últimos cuatro años: el PP ha perdido cuadros, afiliados y votantes en toda su amplia base social e ideológica, lo que ha provocado la fragmentación del espacio electoral del centro-derecha.

Unidad del centro-derecha y discurso político han sido dos de las ideas fuerza que Floridablanca ha defendido desde que nacimos hace ahora un año.

Es evidente que en los últimos tiempos, el PP no ha sabido mantener su vocación de mayoría y, en consecuencia, se ha debilitado como proyecto político. La ausencia de un proyecto claro, identificable y coherente, la renuncia a dar la batalla de los valores y de las ideas  y los casos de corrupción que han afectado a la formación, así como el deficiente funcionamiento interno de la misma, son los principales factores que han contribuido a un progresivo alejamiento de la sociedad. Un alejamiento notorio, que el presidente y la dirección actual no han querido remediar abriendo la organización y renovando el discurso para mantener unidas a las distintas familias del centro-derecha.

Ante esta situación, creemos que para recuperar el proyecto político del Partido Popular resulta imprescindible la convocatoria de un congreso nacional abierto a la participación de todos los afiliados. Un congreso basado en el principio “un militante – un voto”, que siente las bases de una democratización definitiva del partido y que inicie el ineludible proceso de renovación interna.

Estamos convencidos de que España necesita un centro-derecha fuerte, moderno e integrador,  que sea capaz de ofrecer y articular un proyecto nacional liberal-conservador que satisfaga las demandas de amplios sectores de la sociedad y dé respuesta a los importantes desafíos que debe afrontar España.

Floridablanca seguirá trabajando con este objetivo, invitando a participar a todo aquel que de una manera constructiva quiera ser parte de este proceso de renovación.

Sello

Artículos relacionados

  • Indepes 37%

    Con todo afecto, lo que llaman ustedes “proyecto nacional liberal-conservador” ya existe y se llama VOX

  • step by step

    Que en Genova les oígan eso de la “democratización definitiva del partido” y no digamos lo del “proceso de renovación interna”. Con todo mi respeto hacia VOX y otras formaciones políticas ideológicamente afines al PP, no existirían o tendrían un papel fundamentalmente regional o local si el PP anduviera por el camino de la democratización interna, la transparencia (mayor) y la comunicación con la opinión pública… Quien no vea que se han cometido errores garrafales al respecto en los últimos cuatro años es que no ve nada, y no se arregla con cambios cosméticos o publicidad.

  • J.Eduardo

    Es absurdo sorprenderse de que la actual dirección del PP muestre esa alarmante inacción ante la evidente pérdida de confianza que le muestra el electorado. Pertenecen a un grupo de funcionarios metidos en política porque aspiran a la dirección de la administración, a ser los más altos funcionarios, por ello continúan con los
    mismos esquemas mentales. Consecuentemente adaptarse al consenso socialdemócrata era lo más sencillo para ellos, incluso lo más coherente desde su perspectiva de opositores. Después de los tochos que se tragaron y de las horas de estudio que les dedicaron, abrazar una sistema de regulaciones y procedimientos interminables suponía moverse en aguas conocidas y no asumir riesgos, como así decidieron al terminar la carrera. Por otro lado, pensar en que con estos mimbres se pueda producir algún cambio es más que ilusorio,
    porque se han rodeado de oportunistas que les hacen la vida cómoda y que les mantienen a cambio de favorecer sus intereses, al tiempo que se han deshecho de todo aquel que mostrara la más mínima inclinación por la innovación o por la los valores (“si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya”).

    Y ahora el problema importante. La izquierda ofrece Estado del Bienestar, que es la trampa perfecta, ya que atrapa a quien piensa que es salvado pero en realidad lo condena a no salir de ella. Si la derecha acepta ese juego y no se revela, buscando devolver a los ciudadanos las riendas de sus vidas y las posibilidades de progresar, igualmente quedará atrapada en ese montaña rusa de subes y bajas en que se convertirán los países, porque no podrán mantener ese sistema artificial de dependencias. Revertir la situación requeriría un proceso gradual de cambios, que precisan además una enorme labor de pedagogía para desintoxicar del discurso del pensamiento único. La alternativa es continuar dejando crecer la bola de nieve hasta que acabe por estrellarse y desmoronarse. Los avisos que se producen son trozos que se desprenden de esa bola, erróneamente confundidos con crisis económicas, lo mismo que la aparición de los populismos o la pérdida de gobiernos cuando han mejorado las condiciones de los países. Sólo hacen falta ojos para verlo.

  • tolstoi

    El Partido Mariano&cia, el PP no existe, tiene que decirnos que programa propone. Hay un minimo para empezar.

FLORIDABLANCA CAFÉ

Implícate

Desde Floridablanca necesitamos tu apoyo moral y material para poder llevar a cabo nuestro proyecto

Implícate

Archivos

Categorías